Territorio

En una de las comarcas más bonitas y puras de Cataluña, el Priorat, se encuentra un nuevo proyecto rodeado de una euritmia única, llena de historias y aventuras, donde todos los sentidos toman fuerza, y donde el vino y la bicicleta se armonizan creando el concepto del cicloenoturismo. Éste presenta un itinerario ineludible para todos los amantes de la naturaleza, la belleza, el silencio, las aventuras, la historia y las leyendas; caminos que serpentean entre bosques y entre antiquísimos campos de olivos y viñedos tan profundamente arraigados en remoto mineral, que acabaremos transmutados en el ámbar de una copa de vino.

Nos encontramos muy cerca de la incomparable Costa Dorada, marco emblemático del Mediterráneo donde disfrutamos del clima suave y benigno que ya sedujo al Imperio romano. Es una destinación ideal para disfrutar en familia ya que tanto el litoral como el interior son ricos en patrimonio cultural, histórico y natural con una gran oferta en ocio y actividades en el aire libre, entre paisajes de grande belleza. Cultura, historia, natura… y gastronomía, como vértice de una tierra rica y llena de vida.

Tarragona, Tárraco, antigua capital del Imperio romano que con el conjunto monumental que todavía queda (declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000) nos transporta dos mil años atrás, a una época tan esplendorosa que, sólo de imaginarlo, paseando por el entramado de calles, por el circo, por el anfiteatro… nos notamos vestidos con túnicas y recitando versos en latín.

Y si salimos de la capital y hacemos un salto de mil años transitaremos por el legado medieval de los monasterios de la Ruta del Císter: Santes Creus, Poblet y Vallbona de les Monges. Y si hacemos un salto un poco más próximo, podemos pasearpor el extenso patrimonio modernista de Reus, integrado a la Red Europea del «Art Noveau».

Desde la capital de la comarca del Baix Camp percibimos y accedimos al parque natural de las Montañas de Prades, llenas de sorprendentes lugares que nos transmiten tranquilidad y harmonía. Es un macizo que se alza majestuoso entre la Conca de Barberà y  la cubeta del Priorat.  Vale la pena visitar la villa medieval de Prades desde donde se pueden hacer infinidad de caminatas de gran belleza.

Y hemos hablado de gastronomía catalana, mediterránea en estado puro, coloreada por la tradición vinícola, anterior aún a los romanos, y que ahora componen un mosaico con cinco denominaciones de origen: Priorat, Montsant o Penedès, cómo ejemplos de más reconocimiento internacional.

territori_1

Ahora estamos en el Priorat, comarca formada por veintitrés municipios, con la capital en Falset.  Se sitúa en el límite Norte Oeste de la cordillera Prelitoral de la que forma parte la Sierra de Prades que se abre en dirección a la sierra de Llabería separando la comarca.

Es aquí donde destacan las dos denominaciones de origen de vino que dan renombre en el territorio; la DOCa Priorat y la DO Montsant.

LA D.O.Ca Priorat

Los monjes cartujos empezaron a conrear viñedos en esta comarca en el año 1262. Desde entonces, a pesar de la poca fertilidad del terreno, las  acusadas oscilaciones térmicas y el clima extremadamente seco, se ha producido un vino de gran calidad.
Esta denominación de origen agrupa los municipios de Bellmunt del Priorat, Gratallops, el Lloar, la Morera de Montsant, Poboleda, Porrera, Torroja del Priorat, la Vilella Alta, la Vilella Baixa y una parte de los pueblos de Falset y el Molar.
Los vinos se caracterizan por proceder de una vendimia de rendimientos muy bajos. Esto se debe al suelo de «llicorella», una piedra de tipo pizarra, gris e áspera, característica de la comarca.
Se elaboran fundamentalmente vinos tintos, a partir sobretodo de las variedades de cariñena y garnacha. Son densos, fuertes, brillantes y persistentes.
Los vinos blancos se elaboran con garnacha blanca y Pedro Ximénez, y son maduros y penetrantes. También se producen rosados, rancios y dulces.
En general, los vinos del Priorat pasan una fermentación larga. Son especialmente  apreciados los envejecidos en roble.

La D.O. Montsant

La Denominación de Origen Montsant nació el 2001 con la voluntad de agrupar los rangos distintivos de una serie de bodegas que ya constituían una subzona de la Denominación de Origen Tarragona.
El clima de la zona es continental, con diferencias significativas de temperaturas entre el día y la noche, hecho que influye especialmente en la maduración de la uva. Las cepas que se cultivan se caracterizan por tener un rendimiento no muy alto. Esta característica ha contribuido a que sus vinos sean especialmente apreciados.
Se producen sobretodo vinos tintos de guarda –es decir, que pasan un tiempo en bota antes de pasar a la botella –con variedades de uva tempranillo, garnacha blanca y cariñena.
Para los vinos blancos se utilizan preferentemente las variedades de garnacha blanca y macabeo. También se elaboran vinos de licor como mistelas, vino rancio y vino dulce.
La experiencia de catar los vinos en su lugar de elaboración te permitirá entender como el Mediterráneo, el sol y el paisaje variado han influido en su cuerpo, en su aroma y en su sabor. Si catas los vinos del Priorat, apreciarás el gusto singular que le da la tierra de «llicorella».

territori_2

El Montsant, también parque natural, es una sierra de gran simbolismo en las comarcas tarraconenses. Su impactante orografía, amurallada por  acantilados y roquedales de conglomerados oligocenos, muestra la huella de la actividad humana ligada a un importante patrimonio natural, que apliega una elevada diversidad biológica. Es un lugar ideal para actividades de naturaleza, senderismo, fotografía, etc.

Todos los pueblos que hay esparcidos por los lugares resguardados son interesantes, pero por destacar algunos puntos podemos hacer, por ejemplo, una visita al interior de la antigua mina de plomo de Bellmunt de Priorat, la Mina Eugènia, o bien visitar los pueblos de Torroja, la Morera de Montsant, la Vilella Alta y la Vilella Baixa (también conocida como la Nueva York del Priorat debido a sus emblemáticos edificios que recuerdan, según de donde se miren, un conjunto de rascacielos), la Casa de los Frailes de Gratallops, Cabassers y su retablo gótico de Santa Maria y Ulldemolins con su iglesia renacentista, vecina de Cornudella de Montsant, o Albarca a los pies del Montsant, entre la solana y la umbría de la montaña, de origen musulmán y atado a las leyendas e historias de Siurana, donde destaca el ábside románico de su iglesia.

territori_3

Cornudella de Montsant se emplaza al noreste de la comarca del Priorat, en el valle del río Siurana y es el nexo de unión entre la Sierra del Montsant  y las montañas de Prades. ¡Y no os preocupéis! Cornudella está protegida por las ermitas de Sant Joan Petit y Sant Joan del Codolar, situadas en parajes de inigualable belleza.

Muy cerca, encontraremos el pueblo de Prades, situado en una meseta de unos 950 m sobre el nivel del mar y  justo en el centro del macizo de las Montañas de Prades, entre el Campo de Tarragona, Conca de Barberà y Priorat. Su climatología particular refresca el ambiente y nos proporciona un aire puro y cautivador que nos hará liberar toda la carga negativa.

Encontraréis rutas aptas tanto para bicicletas de carretera como para aquellas de montaña. No dudéis en pedir información sobre cada una de ella ya que se adaptan a todas tus necesidades. Están elaboradas prestando mucha atención a cada detalle, pasando por aquellas zonas con un encanto sensible, desafiándoos con aquellos puertos de montaña que tanto provocan y emocionan en atravesarlos.